Baño sonoro y terapia vibracional

Los aborígenes australianos con el didgeridoo o los tibetanos con los cuencos, campanas y gongs usan el sonido para sanar y entrar en contacto con el mundo espiritual desde miles de años.

 

Numerosos estudios cientifícos fueron publicados en las últimas décadas demostrando el poder sanador de las vibraciones en el cuerpo y la mente. Los beneficios observados son similares a la terapia de flotación (reducción del estrés, de la ansiedad, de las tensiones musculares, etc...)

poderosos instrumentos para una experiencia conmovedora y sanadora.

La Cama Lira, o camilla de armónicos o Monocorde es un instrumento compuesto por 42 cuerdas que produce frecuencias bajas. Se recibe el baño de vibraciones acostada/o en el mismo instrumento durante unos 15 minutos. Permitiendo así que se liberen paulatinamente tensiones o bloqueos corporales.

Luego la sesión sigue con un trabajo en frecuencias específicas (que corresponden a 9 chakras) producidas por campanas tubulares de bronce, ubicadas arriba de la camilla y alineadas con el cuerpo. Logrando así reequilibrar, armonizar el cuerpo y despejar la mente.

La sesión se termina con unos minutos de silencio y tiene una duración total de 25 minutos.